¿Qué es el CAT?

Cada vez que una Institución de crédito nos presenta los datos de una propuesta de crédito vemos que además de la tasa de interés que cobra se menciona un dato al que se le llama CAT. 

El CAT (Costo Anual Total) es un esfuerzo de las autoridades del sector financiero por transparentar los costos de un crédito para los usuarios. Se pensó en utilizar el CAT como un método único para calcular el costo de un crédito con el fin de que todas las Instituciones de crédito lo utilizaran y los usuarios pudieran hacer comparables los costos entre distintas ofertas de crédito y distintas empresas otorgantes. Por ejemplo, podríamos recibir una tasa de interés anual del 35% en una tarjeta de crédito con una anualidad por membresía de $2,500 y otra tarjeta con una tasa de interés anual del 40% y una anualidad por $2,000 y no podríamos asegurar cuál es la opción más barata para nosotros. El CAT serviría en este ejemplo para sopesar tanto la tasa de interés anual como el costo de la anualidad de cada tarjeta para determinar cuál es la opción más económica.

Sin embargo, el concepto de CAT y su cálculo es lo suficientemente complejo como para que incluso personas educadas en términos financieros no sean capaces de explicar o interpretar su significado y mucho menos saber cómo se calcula.

Es así que el CAT se ha vuelto solo un requisito de transparencia impuesto por la Condusef y la CNBV a las empresas otorgantes de crédito y no como la gran herramienta de decisión para el consumidor que se pensaba.

El objetivo de este blog es contribuir al desarrollo de la educación financiera de nuestros usuarios, ayudarles a entender cuál es la utilidad de un préstamo, para qué deberían utilizar una forma de financiamiento u otra, por qué cuesta utilizar un crédito, cuánto cuesta o por qué un crédito es más caro que otro.

Para poder utilizar el CAT como herramienta de decisión primero se tendrían que desarrollar otros conceptos como qué es una tasa de interés, qué es una tasa de interés efectiva, que es un flujo de efectivo, qué es una tasa interna de retorno, qué es un plazo, qué es una amortización, qué es un crédito revolvente, qué es un crédito simple, entre otros conceptos que iremos desarrollando en este contenido para nuestros usuarios.

Por ahora, nuestra recomendación es que si no estamos familiarizados con los conceptos de tasa de interés y/o CAT basemos nuestra decisión para elegir una u otra opción de crédito con base en su disponibilidad, en la agilidad de respuesta que tiene la Institución otorgante y en el servicio que recibimos de dicha Institución. La variable fundamental cuando se necesita un préstamo para resolver una situación apremiante es la disponibilidad. No hay dinero más caro que el que no se tiene.

Sigue nuestro contenido y poco a poco te iremos enseñando a incorporar otras variables a tu decisión de crédito para que puedas hacer elecciones informadas, no como requisito de una autoridad si no como una concientización y educación para nuestros usuarios.